La vida es lo que llueve

la-vida-es-lo-que-llueve

Pilar Galán, nuestra querida compañera, profesora tantos años de este centro, presenta su nuevo libro de relatos el próximo jueves, 26 de enero, a las 7,30 en el IES Hernández Pacheco de Cáceres.

Tomado del blog Notas al margen de Simón Viola, os copio un fragmento:

“TU RUMBO A TORCER ALCANZA

   A finales de agosto, cuando hace viento y los toldos golpean la barandilla de la terraza como velas enloquecidas, él sueña con aquel crucero que nunca hicieron juntos.

   Como las noches de verano son eternas, sobre todo para él, que duerme a ratos, le da tiempo a trazar la línea del horizonte, la primera puesta de sol en el océano, la lluvia sobre el estrecho de Magallanes, el color violeta de la tempestad que estalló de repente y el naranja rabioso del bote salvavidas que los llevó a tierra.

   Ya casi de madrugada, consigue arrastrar tierra adentro lo poco que el mar ha devuelto a la orilla de la isla desconocida donde ella llora sin consuelo. Tarda poco en levantar la cabaña con hojas enormes de palmeras, menos aún (ya casi amanece, se da prisa) en encontrar agua potable y la manera de abrir cocos sin esfuerzo. Ella le recompensa con una sonrisa que deja adivinar algo más para la noche que se extenderá cubierta de estrellas.
Con las primeras luces del día, él esboza un gesto feroz en la cara de los indígenas que se disponen a atacarlos, y dibuja las armas improvisadas y su valentía y los besos de ella restañando las señales de la batalla, y sus brazos rodeando su cuerpo, apretando cada vez más, hasta casi dejarle sin respiración, sofocado, vamos abuelo, no sea perezoso, otra vez se nos han pegado las sábanas, hora de tomarse las pastillas, y ahora sí, ahora vuelve el dolor de las heridas, el olor de la sangre, las flechas envenenadas quizá con curare, pero no quiere abrir los ojos aún, no todavía, suplica, aunque ya las velas se han convertido en toldos, el rumor de las olas en burbujeo de bomba de oxígeno, siente el peso del pañal mojado entre las piernas, y la nostalgia de todas las cicatrices que ella no podrá besar nunca. [Pp. 50-51].”

Estamos impacientes por el leer el libro completo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s